Pues aquí llega, Transformers: El Último Caballero, la quinta de la saga. Y siguiendo la caída libre de sus predecesoras es un despropósito mayúsculo. A estas alturas creo que deberíamos haber aprendido que hay sagas que tienen un límite de explotación. En esta saga deberían haberlo adivinado en la tercera… y aquí estamos.

Transformers
Robots más grandes.

Si bien la primera película: Transformers (Michael Bay 2007) sí fue interesante como producto de entretenimiento, las siguientes entraron en una espiral descendente en los que más es claramente menos. Y en este film donde repetimos todo otra vez pues todo ha de ser mayor. La quinta vez que el planeta se ve amenazado, la quinta vez que un inadaptado tiene que salvarlo, la quinta vez que cae Prime… Y por ello se busca, o más bien se rebusca dar unos giros que rozan el ridículo. Porque la acción se mueve. Se ve que lo importante es que haya mucha acción y mucho movimiento. Pero se mueve sin sentido. Tan pronto está el espectador siguiendo a los protagonistas en un submarino como al rato están en una montaña verde… y no tienes muy claro ni el cómo, ni el cuándo ni el porqué. Por supuesto cualquier coherencia con las primeras entregas de la series es pura coincidencia. Es aún más desolador cuando te das cuenta de que los guionistas, Art Marcum y Matt Holloway son los responsables de esa joya que es Iron Man (2008) que inauguró el MCU.

Por supuesto, la actuación del reparto va acorde a todo esto. Yo prefiero tildarlo de autoparodia, porque si no habría que ser cruel. De Mark Walhberg (Ted 2, 2015) a estas alturas ya te puedes esperar cualquier cosa. Pero ¿de Anthony Hopkins (Westworld, 2016)? Que este hombre ha sido una referencia del cine y aquí han logrado que dé vergüenza ajena. De tener un Oscar a ser un firme candidato a los Razzies, ya veréis. El resto del reparto son a los que nos tienen ya acostumbrados, añadiendo a Laura Haddock (la madre de Peter en Guardianes de la Galaxia, 2017) como nueva chica florero/dura que tanto gusta a Michael Bay e Isabela Moner, recién sacada de programas infantiles como una niña que pasaba por ahí.

La niña que pasaba por ahí

Y no es que técnicamente hayamos mejorado mucho. Las escenas de acción siguen siendo tan confusas y difíciles de seguir como en la primera película donde sólo se ve un amasijo de metales chocando y explosiones, muchas explosiones. ¿Qué es una película de Michael Bay sin explosiones?

Y esto es lo que pasa cuando se pierde por completo el sentido de cine y vamos a vender. Porque parece que han cogido una serie de estudios donde les indica qué poner en la película para que vayan más personas y lo han metido todo en una batidora y hale: Transformers: El Último Caballero, servida para hacer millones. Y les funciona, tristemente. A día de hoy lleva 570 millones a nivel internacional. Y con ello el cine va un poquito a peor, una vez más.

Director: Michael Bay

Reparto: Mark Wahlberg, Anthony Hopkins, Isabela Moner, Laura Haddock, Stanley Tucci, John Turturro, Josh Duhamel, Gil Birmingham, Santiago Cabrera, Liam Garrigan, Jason Matthewson, Mark Ryan, etc.

Fecha de estreno: 4 de agosto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here