Hace años, los espectadores más «frikis» como el que os escribe, nos costaba mucho poder dar con algún producto de fantasía en cine o televisión. La oferta era limitadísima y muy de nicho, por lo que no sólo las consumíamos con pasión, si no que debíamos defenderlas a muerte como los mejores productos del género (llegando a encumbrar cosas que, sinceramente, no lo merecían). Fueron superproducciones mainstream como fueron El Señor de los Anillos o la saga Harry Potter las que allanaron el camino a un sinfín de películas y series con las que los amantes de fantasía pudimos ser felices. Pero también nos permitió ser objetivos. Ahora Prime Video estrena Carnival Row, un drama de fantasía con tintes victorianos que entra mucho por los ojos, pero ¿es una serie de calidad o debemos decir que merece la pena sólo por la ambientación?

© Prime Video

Carnival Row, xenofobia en cualquier época y lugar

El progreso llega… aunque no quieras. Y si no estás preparado, te pasa por encima. Los fae de Tirnanoc tuvieron que aprender eso por las malas. Una salvaje guerra se desató entre el mundo de las hadas y los humanos, resultando en incontables bajas para el primer grupo. El antes verde país de las hadas ahora es un terreno que explotar por los humanos y sus habitantes, cazados como animales o esclavizados. Pocas hadas o faunos consiguen escapar y los que lo hacen malviven como ciudadanos de segunda en la ciudad de Burge, en el barrio de Carnival Row.

Vignette es una de esas hadas. Huyó de un mundo hostil para encontrarse de bruces en Carnival Row con un pasado igual de doloroso. Rycroft Philostrate «Philo» es un detective de la policía de Burge que, a diferencia de muchos de sus compañeros, es un «amigo de las hadas» ya que considera que la ley debe ser igual para todo el mundo. Philo y Vignette compartirán pasado y un deseo por mejorar la vida de los fae, aunque desde puntos de vista completamente diferentes.

Faunos, hadas y centauros comparten refugio en el pequeño barrio, limpiando, construyendo o prostituyéndose, haciendo el trabajo que los humanos no quieren. Pero la situación en la ciudad rápidamente se volverá una olla a presión cuando una extraña bestia empiece a dar caza a las criaturas de fantasía.

© Prime Video

Clasismo victoriano al cuadrado

Los primero que salta a la vista en Carnival Row es su impacto visual. No cabe duda de que Amazon Studios sabe hacer las cosas bien (y tiene los medios) y la serie está impresionantemente bien producida y la ambientación muy lograda. A diferencia de otras series victorianas de éxito, como puede ser Penny Dreadful, no se abusa de interiores asfixiantes si no que por otro lado el CGI engaña lo suficiente a la vista como para creernos que estamos en un mundo situado en el S.XVIII. Además la inclusión de elementos fantásticos nos permiten añadir notas de color (especialmente en las hadas) y modernidad que una serie actual necesita, sin distraer de la trama.

Respecto al trasfondo, la verdad que la serie de René Echevarria y Travis Beacham no reinventa la rueda ni falta que le hace, resulta una mezcla de géneros de lo más refrescante. Es una grata sorpresa ver que una serie de este calado no esté basada en ninguna saga de novelas y que ofrezca una historia que por encima de todo se centre en el drama humano.

© Prime Video

Al final, toda la fantasía y el suspense victoriano son sólo excusas para vestir una reflexión acerca de los inmigrantes y la xenofobia. Carnival Row pone sobre la mesa un conflicto que lamentablemente cada día ocurre con más frecuencia. En el mundo de la serie, la minoría es un colectivo que en cualquier otra historia estaría mitificado y empoderado: los fae. Aquí las hadas de coloridos cabellos tienen que vender su cuerpo mientras los faunos se parten la espalda trabajando. Además todo ello es exagerado al pasarlo por el prisma de la mentalidad clasista victoriana, tan llena de nobles y burgueses.

En Carnival Row conviven de una manera un tanto tosca dos tramas principales, ambas coloreadas por la xenofobia de fondo. Por un lado, está la historia de supervivencia y rebelión de Vignette, mientras sufre con el melodrama de su amor perdido. Por otro lado la historia de Philo se vuelca en misterioso y brutal asesino de hadas. Ambas historias no terminan de congeniar bien y, aunque se van entrelazando a medida que progresa la serie, se siguen viendo dos géneros bastante diferentes según en qué protagonista se centre.

© Prime Video

Una identidad potente pero una ejecución difusa

Carnival Row consigue con creces llamar la atención del espectador, pero una vez lo hace, le falta un poco de gancho para mantenerla. Los primeros capítulos consiguen enganchar gracias al impresionante apartado visual antes comentado pero cuando el humo se disipa, queda una historia que parece innecesariamente enrevesada y que se mueve al ritmo de golpes de efecto.

Desde que terminó Juego de Tronos parece que todo el mundo está buscando su sucesora desesperadamente y Carnival Row ha engañado a muchos críticos porque usa varios elementos que dieron fama a la serie de HBO: el gore, el sexo, el drama y el misterio. Sin embargo la serie de Amazon no hace uso de ellos con el mismo estilo, cayendo muchas veces en el melodrama y la intensidad forzada.

Otro de los elementos promocionales de la serie eran sus protagonistas, Cara Delevigne y Orlando Bloom, pero lamentablemente han demostrado que hace tiempo que llegaron a su cima interpretativa y no son capaces de dar más de sí. Más allá de las actuaciones correctas y las miradas intensas de la pareja protagonista, la serie está salpicada de caras conocidas que le dotan de más profundidad, como Jared Harris (Chernobyl, HBO) o Indira Varma (Juego de Tronos, HBO), actoralmente superiores.

Con una temporada de 8 episodios que se estrenará el 30 de Agosto y una segunda que se confirmó en julio, poco después de su premiere en la Comic Con de San Diego podemos decir que Carnival Row es una serie sólida y bien construida. Tiene un ritmo algo lento pero si consigue meterte en su mundo de hadas refugiadas y asesinos victorianos, no te dejará salir. Otro paso más en la buena dirección de series de fantasía adulta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here